Será una injusticia que uno no sea campeón

Quedan dos grandes premios para el final de la temporada y el Campeonato de Pilotos está lejos de definirse. Lewis y Max reeditan las grandes rivalidades de la historia. Será una pena que uno de ellos no sea campeón. También escuchá nuestro podcast.

El deporte es así, no admite otras interpretaciones. Uno gana y el resto se queda con las ganas del festejo. La Fórmula 1 no es la excepción a esta lógica pero la temporada que nos están regalando Max Verstappen y Lewis Hamilton es inolvidable. Ambos, obligados por las circunstancias, estuvieron a obligados a dar lo mejor de sí mismos para intentar quedarse con el Campeonato de Pilotos 2021.

Y esta lucha los hizo mejores pilotos a Lewis y a Max sin ninguna duda. La Fórmula 1 se merecía volver a aquellas brillantes épocas en las cuales siempre había pelea incluso en las temporadas 1988 y 89 con el dominio abismal de McLaren Honda con Ayrton Senna y Alain Prost.

El dominio de una escudería no es nada nuevo, en el 88 McLaren ganó quince de las dieciséis carreras de las temporada. Gerard Berger rompió con este dominio absoluto de la casa de Woking al ganar el Gran Premio de Italia (¿fue un milagro?) con una Ferrari 87/88C. Nada nuevo bajo el sol…

El podio de Qatar, Lewis y Max condujeron brillantemente al igual que Fernando Alonso que subió al podio luego de más de siete años.

Las armas de Lewis

Sir Lewis Hamilton es un piloto extraordinario al que le faltaron oponentes que tengan un auto a la altura de los coches de Brackley. No es su culpa si Ferrari no les entregó un auto a la medida de los Mercedes a Fernando Alonso o a Sebastian Vettel.

Red Bull recién pudo hacerlo en la actual temporada y por ello es que hay un campeonato hermoso. Un buen piloto necesita de un buen auto, nadie hace magia en la Fórmula 1.

El único campeonato que Hamilton debió pelear hasta el final en la escudería Mercedes fue en 2016 cuando batalló contra su compañero de equipo y perdió. Sí, Nico Rosberg supo como vencer a su compañero de equipo pero debió pagar un precio altísimo por ello: el desgaste mental fue tal que el piloto alemán decidió retirarse de la Fórmula 1.

Esa derrota marcó a fuego a Lewis y a su futuro. Primero se aseguró que su próximo compañero no lo moleste y ello explica en gran parte el porqué de la llegada de Valtteri Bottas a Mercedes.

Luego se dedicó a trabajar la parte mental para ser más fuerte y además depuró sus técnicas de manejo. ¿Resultados? Ganó cuatro campeonatos seguidos y está al borde de sumar el quinto de esta forma y llegar a los ocho títulos en total.

Pero no la tiene fácil, Max lo obligó a sacar todo su repertorio (incluida la maniobra polémica en Copse que puede decidir la suerte del campeonato) y hasta el Gran Premio de Brasil había una tendencia a favor del piloto holandés.

Allí se despertó Mercedes y se jugó el todo por el todo arriesgando al máximo el motor térmico del W12. Lewis tiene el campeonato al alcance de la mano pero no deberá descuidarse.

Escuchá nuestro podcast

Así fue la largada del Gran Premio de Qatar. Próxima parada: Arabia Saudita.

Super Max

El piloto neerlandés está conduciendo en un gran nivel y también merece el título. Puso contra las cuerdas el dominio abrumador de Lewis Hamilton y fue el primer piloto en lograrlo con otro auto que no sea un Mercedes. Ferrari se confió en 2017 y 2018 pero Red Bull no lo hizo ahora. Adrian Newey trabaja a destajo con su carpetita roja para exprimir al máximo el RB16B.

Reitero, un buen piloto debe tener un buen auto para poder ganar. Las excepciones a esta regla son poquísimas y se me vienen a la mente tres: James Hunt en 1976 ya que el McLaren M23 era inferior a la Ferrari 312 T2, Keke Rosberg en 1982 porque el Williams era claramente superado por la Ferrari 126 C2 y Ayrton Senna en 1991 cuando su McLaren MP4/6 tenía un rendimiento menor que el Williams FW14.

Max debió cambiar un poco su arriesgado estilo de manejo para poder pelear por el campeonato. Acelerar como el demonio ya no es la única opción para ganar. Sus años de Fórmula 1 le dieron la suficiente experiencia para discutirle cara a cara el reinado a Lewis Hamilton.

Por ello es que Lewis está un tanto preocupado y está sintiendo presión como nunca. Nadie se había atrevido a discutirle en la pista y hasta el final de la temporada su hegemonía. Y ambos están dando lo mejor de sí mismos y más. Por esa simple razón merecen ser campeones los dos aunque el final de la temporada castigue a uno y premie al otro. Y en sólo dos grandes premios sabremos el final de este maravilloso año aunque para este blogcito ganaron los dos.

Fotos: gentileza Mercedes AMG F1 y Red Bull Racing Honda.

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo especializado en Fórmula 1. También disfruto del fútbol, rugby, básquet y tenis. Canalla y Serpiente. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 28 de noviembre de 2021

    […] bien las posiciones en el campeonato no se alteraron los ánimos cambiaron para el final del mismo. La lucha entre Max Verstappen y Lewis Hamilton es formidable y aún le quedan dos capítulos de alto […]

Dejá un comentario