Il Cavallino Rampante resurge de sus cenizas

El equipo italiano está viviendo una temporada 2021 totalmente impensada hace un tiempo atrás. Todas las piezas del rompecabezas encajan y las mejoras son más que evidentes. El desarrollo de la SF21 es diferente al desarrollo del motor.

Siempre te contamos el significado que tiene la casa de Maranello para los italianos. Es un gran motivo de orgullo para ellos y su popularidad es tan grande como la Azurra. Es un emblema inconfundible de la italianidad. Por eso la prensa tana está encima de la Scuderia y le cae con todo cuando las cosas van mal.

Algo de eso sucedió en el 2020 debido al pobre desempeño del equipo ocasionado por la famosa sanción al motor y nunca fehacientemente comprobada. El tema del motorgate es muy complejo, hay muchas opiniones interesadas en juego y nunca sabremos la verdad. Incluyó espionaje industrial, la mano de Mercedes por detrás moviendo los hilos aunque la cara de la protesta haya sido Red Bull y un acuerdo secreto que es mejor olvidar. Mejor volvamos a la actualidad…

Charles Leclerc está consiguiendo buenos resultados con la SF21.

Mejorar, mejorar y mejorar

Ese es el lema que parecen haber adoptado Mattia Binotto y su séquito. Los tifosi lo insultaron de todas las maneras posibles cuando no se veía bien para donde iba la Scuderia durante la desconcertante temporada 2020. Porque muchos seguidores aún no habían nacido cuando se disputaron las temporadas 1980 y 1988 que fueron ignominiosas para el equipo.

Claro que el punto de partida para este repunte es demasiado bajo. Sebastian Vettel y Charles Leclerc hicieron lo que pudieron dentro de un equipo moralmente vencido. La sensación siempre fue que Ferrari quería que se termine ese martirio y dedicarse al 2021. Reconstruir un equipo desde las cenizas no es fácil por más recursos económicos que se puedan tener.

Carlos Sainz aún se está adaptando al equipo pero está consiguiendo resultados esperanzadores.

Punto para Mattia

Y Mattia, un excelente ingeniero que aprendió a la par del genial Paolo Martinelli, comenzó a gestionar mejor a la Scuderia cuando dejó su puesto de Director Técnico y quedó solamente como Team Principal. Son dos puestos muy importantes para ser ocupados por la misma persona. Bien por él.

Primero diseñaron e hicieron un motor muy potente ya que este solo puede evolucionar hasta fines del 2021 ya que desde la temporada 2022 entra en vigencia el congelamiento de motores hasta la temporada 2025. Luego mejoraron aerodinámicamente a la SF21 partiendo de los problemas que tenía la SF1000 y las nuevas regulaciones reglamentarias sobre el piso plano. Y allí debemos detenernos porque se bifurcan los caminos del chasis y el motor.

Mattia Binotto mejoró su desempeño desde que sólo es Team Principal del equipo.

Motor por un lado, chasis por el otro

Las evoluciones del chasis y del motor corren por carriles diferentes debido al desarrollo que se debe hacer para el coche del 2022 cuando se aplique el cambio reglamentario que pondrá a todos en igualdad de condiciones (al menos desde lo teórico) y Il Cavallino Rampante pueda tener una nueva oportunidad de reinar.

Por ello es que el motor evolucionará durante toda la temporada ya que desde el próximo año, y hasta el 2025 incluido, queda congelado el desarrollo de los mismos. Y los resultados que están consiguiendo con este nuevo impulsor son más que alentadores en Maranello viendo como Carlos Sainz y Charles Leclerc logran sumar puntos bastante seguido. Además se entablaron en una lucha sin cuartel con McLaren por ser el mejor del resto.

El desarrollo de chasis invariablemente se va a detener en algún punto entre junio y julio de este año ya que deben darle paso a la nueva generación de autos que competirán desde el año próximo en la categoría.

El nuevo motor de la SF21 está respondiendo muy bien y le plantea lucha a los McLaren.

Un horizonte interesante

Si bien el desarrollo aerodinámico de la SF21 se va a detener más temprano que tarde hay elementos para creer que Ferrari está en el camino correcto luego de un periodo de turbulencias. El desarrollo del motor será crucial para las aspiraciones del equipo italiano junto al diseño del nuevo coche.

Estos pequeños cambio no son para tirar manteca al techo pero sirven para vislumbrar un futuro mejor que este presente. Ferrari tiene los medios, la capacidad y los pilotos adecuados para salir de esta crisis. ¿Se animará a hacerlo?

Fotos: gentileza Scuderia Ferrari.

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

Dejá tu comentario...