Suzuka renueva y hay 130R para rato

El tradicional circuito japonés , propiedad de Honda, renovó su vínculo con la categoría al menos hasta el 2024. Aquí se definieron campeonatos y posee una de las curvas más conocidas de la Fórmula 1, la mítica 130R.

El Gran Premio de Japón es una carrera muy tradicional dentro del calendario de la Máxima. Su debut fue en 1976 en el circuito de Fuji siendo reemplazado unos años más tarde por Suzuka. Fue la competencia en la cual Niki Lauda decidió abandonar ese día por la cantidad de lluvia caída. Claro, el austríaco venía de salvar su vida milagrosamente en Nürburgring y un campeonato ganado tenía menos valor que seguir respirando. En 1977 Gilles Villeneuve protagonizó un toque con el Tyrrell de Ronnie Peterson, matando a un comisario de pista. Épocas de una Fórmula 1 romántica y muy peligrosa.

La Ferrari 312 T2B de Gilles Villeneuve vuela por los aires tras tocarse con Ronnie Peterson. Sucedió en 1977.

El regreso

Cuando volvió la acción a Japón en 1987 se dispuso que el circuito de Suzuka sea la sede de la competencia. Y siempre fue así salvo en un puñado de ocasiones en que se volvió a utilizar el circuito de Fuji. El circuito está ubicado al suroeste de la ciudad de Nagoya a unos cincuenta kilómetros de la misma. Y allí se vivieron muchísimas definiciones de campeonato pero las más emblemáticas e inolvidables fueron los autazos que se repartieron a diestra y siniestra Ayrton Senna y Alain Prost en 1989 y 1990. Definitivamente Japón nos regala grandes emociones.

Suzuka 1989, la definición más polémica de la historia aunque en 1990 volverían a encontrarse los protagonistas.

Una curva inolvidable

La 130R es junto a Eau-Rouge de Spa-Francorchamps, a la Parabolica de Monza y al Muro de los Campeones del circuito Gilles Villeneuve en Canadá uno de los puntos sobresalientes de la Fórmula1. No es para cualquiera encarar allí. El sobrepaso que hizo Fernando Alonso a Michael Schumacher allí en el 2005 fue demencial, una auténtica obra de arte. Debe su nombre al ángulo de su radio, 130 grados.

No todos los pilotos se animan a pasar por allí a alta velocidad (estamos hablando que pasa a más de trescientos kilómetros por hora) pese a algunas modificaciones mínimas recibidas en el pasado. Definitivamente tomar la 130R a fondo es un trabajo no apto para cualquier ser humano.

El último podio fue en el 2019.

Volver a Japón

La temporada 2020 fue corta e incierta debido a la pandemia mundial ocasionada por el Covid-19. Por ello es que se suspendió el Gran Premio de Japónque iba a disputarse en este circuito de Suzuka. Este año recupera su lugar en el Gran Circo siendo la fecha elegida 8, 9 y 10 de octubre. Y a partir de allí es que se cuenta el plazo de tres años como mínimo. La 130R se lo merece.

Fotos: gentileza McLaren, Mercedes AMG F1 y Scuderia Ferrari.

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.