Lewis Hamilton es muy superior al W12

El piloto inglés se supera día a día en el refinamiento de su técnica de manejo. Pegó un salto importante en este aspecto respecto al 2020 y esta temporada es más rápido él que su auto.

El tipo maneja más que bien, es casi un monstruo sagrado, una leyenda de la categoría. Hasta figura en el curioso ranking de este blogcito sobre los diez mejores pilotos de la historia. Sus récords estarán ahí a la espera de ser batidos el día que se retire. Te puede gustar o no lo que hace fuera de las pistas pero arriba de su Mercedes es un piloto indiscutible.

Y digo Mercedes porque a esta altura no lo imagino en otra escudería. Su estilo se fue puliendo con los años y las obtenciones de sus títulos fueron bastantes peleadas todas salvo en las temporadas 2019 y 2020 cuando los conquistó con cierta holgura. Sus anteriores campeonatos fueron más apretados y recién sobre el final pudo establecer diferencias con un manejo muy sólido y unos autos superiores al resto.

El excelente nivel de Max Verstappen le sirvió a Lewis como combustible para mejorar.

¿Es el auto o el piloto?

El orden de incidencia de piloto y auto lo pongamos en un 50-50 incluidas las dos últimas temporadas pese al dominio arrasador que demostraron los W10 y W11. Porque podés tener el mejor auto pero si no tenés el talento y la determinación necesarias para ganar es lo mismo que nada.

Con un monoplaza regular o mediocre solamente se puede aspirar a ganar alguna carrera de vez en cuando pero para salir campeón se necesita un coche ganador aunque no sea necesariamente el mejor. Y este año Lewis no tiene el mejor coche por diferentes razones aunque sabemos de la afición que tienen en Brackley por el llanto.

Volando en Imola, óleo sobre lienzo.

Es más rápido él que el auto

Estamos hablando de un coche que comenzó con algunos problemillas la temporada pero que de a poco los van corrigiendo en Brackley. Y no todos los circuitos tienen la exigencia aerodinámica de Baréin. El manejo de Lewis en el primer gran premio del año fue fabuloso.

La carrera de Baréin la ganó él con su experiencia siendo el aporte del auto un poco menos de lo que estamos acostumbrados a ver. Y la clasificación en Imola fue maravillosa porque sacó un conejo de la galera totalmente impensado para muchos. Cometió un error luego de un largo tiempo pero lo corrigió enseguida gracias a la bandera roja que hubo por el incidente entre George Russell y Valtteri Bottas. A veces creo que se equivoca solamente para demostrarnos que es tan humano como vos o como yo.

Este fue su primer error en meses.

Y en la reanudación de la competencia exprimió al W12 haciéndolo ir más rápido de lo que realmente podía. Le llegó a descontar hasta ocho décimas por vueltas al RB16B de Max. En el box de Red Bull Christian Horner no podía creer lo que veía. El W12 va muy pero muy rápido” fueron sus lacónicas declaraciones que dejaban asomar un dejo de preocupación.

Lewis tiene ese talento de saber exigir al auto mientras lo cuida al mismo tiempo. El tiempo pasa y Lewis es como los vinos, cada día maneja mejor. Y ojalá lo podamos disfrutar mucho tiempo más…

Así estaba Lewis en el box mientras esperaba la reanudación de la carrera. Un gran piloto con un nivel de autoexigencia admirable.

Fotos: gentileza Mercedes AMG F1.

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.