El rey de la era híbrida encontró un retador a su altura

Lewis Hamilton finalmente encontró la horma de su zapato y mantendrá un duelo espectacular durante todo el 2021 con Max Vertsppen. El piloto inglés se enfrenta a un rival que está a su altura y que tiene un auto muy parejo respecto al W12. Tenemos diversión garantizada toda la temporada.

Desde que Lewis Hamilton domina la Fórmula 1 solamente en 2019 y 2020 pudo ganar el campeonato de manera holgada. En 2014, 2015 y 2017 lo terminó definiendo a su favor recién en las últimas carreras del año frente a Nico Rosberg y a Sebastian Vettel. En 2016 fue tan grande la tensión por la lucha del campeonato entre Hamilton y Rosberg que Nico decidió abandonar la Fórmula 1 apenas unos días después de lograr el título. Su duelo con Lewis lo había agotado mentalmente.

Max Verstappen era un púber en ese tiempo con un talento y determinación increíbles que lo catapultaron al asiento principal de Red Bull. A todas esas condiciones naturales le faltaban madurez y un auto que lo acompañe. Y ambas llegaron con el lógico paso del tiempo. El camino de crecimiento que debieron recorrer Red Bull y Max fue en paralelo hasta llegar a esta temporada 2021. Por primera vez en unos cuantos años peligra el dominio de Lewis porque encontró un challenger a su altura que lo desafía.

Así será la pelea durante todo el año.

Un retador a su altura

El talento innato de Max no alcanza por sí solo para ganarle a un espectacular Lewis Hamilton. También necesita un auto que lo ayude. Y Adrian Newey se lo dio. Con este RB16B terminó segundo en Baréin y ganó en Imola. Se colocó a sólo un punto por detrás de Lewis en el campeonato de Pilotos. La lucha entre ambos promete muchos capítulos más este año. Y la fortaleza mental también jugará su partido. Max es muy fuerte en ese aspecto aunque Lewis no se queda atrás pese al error garrafal que cometió en Tosa y que casi le cuesta la carrera.

Max volando en el maravilloso circuito de Imola.

A no confundirse. Esta versión de Lewis es muy superior a su auto pese al paso adelante que dieron los ingenieros en Brackley con el W12 que ya alcanzó y superó al auto austríaco en términos de rendimiento. Hasta Christian Horner quedó atónito: “el Mercedes es muy, muy rápido” fueron sus escuetas declaraciones. La bandera roja salvó al campeón del mundo porque le cambiaron la trompa a su W12 y luego tuvo una remontada espectacular desde el noveno al segundo puesto.

En esa formidable escalada superó a Daniel Ricciardo, Carlos Sainz, Charles Leclerc y Lando Norris. Un dato no menor es que más que nunca ambos necesitaran del aporte de sus compañeros, Valtteri Bottas y Checo Pérez pese a sus pésimas actuaciones en Imola.

Todo irá evolucionando y será palo y palo hasta definir al ganador. La pelea será muy ajustada y recién tendremos un claro ganador sobre el final de la temporada ¿Podrá más la ambición de Lewis por conseguir su octavo título o las ganas de Max por sentarse a la mesa de los campeones? Por suerte aún nos quedan veintiún carreras para averiguarlo.

Fotos: gentileza Mercedes AMG F1 y Red Bull Racing Honda.

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

1 respuesta

  1. lunes 10 mayo 2021

    […] superlativo (en la actualidad es mucho mejor piloto de lo que fue en las temporadas 2019 y 2020) empujado por Max y su RB16B. Definitivamente Verstappen saca lo mejor de Lewis. Y cuando eso solo no alcanza aparece el juego […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.