Checo debe olvidar rápidamente el desastre de Imola

Sergio Pérez sacó a relucir todas sus cualidades y consiguió el segundo lugar en la grilla de partida en Imola detrás de Lewis Hamilton. Este rendimiento se vio opacado por su paupérrima actuación durante la carrera. Debe olvidarse ya mismo de esta mala performance y pensar en Portimão.

El sábado hizo una clasificación brillante que ilusionó a todos sus seguidores alrededor del mundo. Este hecho fue un bálsamo para él ya que venía de escuchar el viernes a un furioso Helmut Marko que no tuvo ningún empacho en darle un tirón de orejas en público por su incidente con Esteban Ocon durante los entrenamientos libres 1.

Checo necesitaba una actuación como la que tuvo durante la clasificación del Fórmula 1 Pirelli Gran Premio del Made in Italy e Dell’Emilia-Romaagna (sí, ya sé que el nombre mide unos ocho kilómetros de largo…) para reivindicarse. No olvidemos que el RB16B es un coche con el rake más alto respecto al Racing Point RP20 que manejó durante la temporada 2020. De allí que debe adaptarse a una nueva forma de conducir. Y eso no se logra de un día para otro.

El sábado eran todas sonrisas entre Checo y Lewis…

¿Fue culpable?

Aquí las aguas están divididas con otros colegas. Viendo el video de la mecánica del toque con Esteban Ocon lo absuelvo pero hay gente que sostiene que sí es culpable porque Esteban ya estaba encarando la recta aunque a velocidad muy baja. Y yo sostengo que un piloto no puede andar paseando por una pista tan estrecha como Imola. Como sea que haya sido eso no le da autoridad a Helmut Marko para maltratarlo públicamente de ese modo.

A don Helmut, para hacerla completa, solamente le faltó decirle sos un boludo. Si bien Max es la primera espada del equipo austríaco no se puede maltratar a su compañero ya que éste puede ayudarlo en la lucha por el título. Por lo menos que lo traten bien por una cuestión de intereses. Se felicita en público y se marcan los errores en privado. Siempre.

Sergio Pérez volaba en Imola…

Un completo desastre

La clasificación del sábado lo tuvo como gran protagonista ya que terminó segundo por detrás del heptacampeón Lewis Hamilton y por delante de su compañero de equipo y con todas las chances de tener una muy buena largada durante la carrera. Claro que los sueños son sueños y nada más que eso.

Le tocó largar con agua y por lado sucio de la pista lo cual pudo haber influido para que el auto patine un poco y tarde en reaccionar. Y desde allí todo fue cuesta abajo para el piloto de Guadalajara.

El colmo de este desbarajuste sucedió cuando se fue afuera mientras estaba el Safety Car perdiendo dos posiciones que le devolvieron los pilotos que lo habían pasado. Y allí viene la primer confusión.

El reglamento dice claramente que no se pueden superar a otros autos mientras el SF esté en la pista y por ello le devolvieron la posición a Checo. En el equipo nadie se avivó que Checo no debía recuperar la posición ya que se fue afuera solo. Le dieron un stop&go de diez segundos como penalización y allí ya se fue definitivamente de la carrera. Definitivamente Checo tuvo un mal día pero Red Bull no lo ayudó en nada a mejorarlo…

Y nada hacía presagiar el desastre del domingo.

A pensar en Portimão

Lo mejor que puede hacer Sergio Pérez es olvidarse de todo y pensar en el próximo gran premio en Portugal el próximo fin de semana del 30 de abril al 2 de mayo. El piloto mexicano deberá calmarse y relajarse porque la posibilidad de revancha está a la vuelta de la esquina. Checo es un muy buen piloto que debe terminar de adaptarse a red Bull para sacar todo su potencial de manera sostenida. Tiene el talento sufieciente y las ganas para lograrlo.

Fotos: gentileza Mercedes AMG F1 y Red Bull Racing Honda.

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.