Sobre curvas, pianitos, leca, muros y límites físicos

Imola es un circuito muy difícil y excitante para los autos y pilotos actuales. Aquí veremos la muñeca de los pilotos ya que irse a la leca no es una opción agradable. El accidente de Yuki Tsunoda y las salidas de pista de casi todos junto al hecho de andar a los saltos nos muestran lo difícil que es este trazado y lo cerca que están los límites.

El circuito Enzo y Dino Ferrari de la ciudad de Imola es un trazado old school con sus largas rectas y sus veloces curvas que se pueden transformar en una trampa para los pilotos por lo angosto de su dibujo. Cualquier error de conducción se penaliza (no voy a usar la expresión se paga caro porque aquí dejaron la vida Roland Ratzenberger y Ayrton Senna en ese maldito fin de semana de 1994) ya que no hay vías de escapes amplias. Los muros, la leca, los pianitos y el pasto están muy cerca. Y el accidente de Yuki Tsonada nos mostró la cercanía de los muros con respecto a la pista.

Perdiendo el control

En el caso del accidente de Yuki Tsunoda se vio claramente como el joven piloto japonés (uno de los rookies de esta temporada) perdía el control de su Alpha Tauri en la Variante Alta (una de las tres curvas vigiladas junto a Acque Minerale y la curva 13 aunque también quitaron lgunos tiempos por irse afuera en Rivazza) y este se le iba de cola pegando contra las defensas de cubiertas. ¿Resultado? La parte trasera del AT02 quedó destruida. Un error de pilotaje castigó a Yuki que deberá largar desde la última posición.

Yuki Tsunoda pagó su error largando desde el último lugar de la grilla.

Saltando entre pianitos

La pista es tan estrecha comparada con otros trazados más modernos que obliga a los pilotos a dibujar la trayectoria tratando de aprovechar el escaso ancho de la pista pero no pueden evitar comerse casi todos los pianitos. Por eso es que en más de una foto (o en la transmisión de la televisión) se ve al auto claramente levantado unos centímetros del piso. Parece más una imagen de rally que una competencia de Fórmula 1. Y eso sin pensar como puede llegar a afectar a las suspensiones.

Las manos de los conductores están en permanente movimiento para corregir la trayectoria del monoplaza aunque a veces no lo logran y se van fuera de los límites de la pista. Y allí comienzan los verdaderos problemas. Quedarse encajado en la leca significa el final de la carrera para el sujeto de marras. Este veloz circuito no deja pasar por alto ningún error. La clave pasa por estar concentrado al ciento por ciento. Y lo más importante es que los pilotos disfrutan de la experiencia tal como sucedió en el 2020.

Checo Pérez a los saltos en Imola. Esto le sucedió a todos los pilotos.

Que sea una fiesta

La carrera promete mucha acción y allí se verán las diferentes maneras de conducir de los veinte pilotos de la grilla. Tendrán que estar muy concentrados porque la cantidad de abandonos por errores humanos puede ser bastante alta. Los límites ya los conocen y saben que están muy cerca de ellos.

Fotos: gentileza Prensa FIA, Red Bull Racing Honda, Scuderia Alpha Tauri y Williams Racing.

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

1 respuesta

  1. sábado 1 mayo 2021

    […] brutal que Roland falleció prácticamente en el acto. El sueño de la Fórmula 1 quedaba trunco. ¿Te acordás de la diferencia entre penalizar y pagar caro? Desgraciadamente a Roland le tocó pagar […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.