Ferrari tiene una buena oportunidad de patear el tablero

Louis Camilleri dimitió a su puesto como CEO de Ferrari producto del Covid-19. John Elkann asumirá sus funciones por ahora. Y no esperes que cambie algo en Maranello a corto plazo ya que apuntan al 2022. Es un buen momento para traer de nuevo a un tipo que entiende más de Fórmula 1 que de venderles superdeportivos de lujo a jeques de billetera abultada. Sí, estoy hablando de Luca Cordero Di Montezemolo.

Ferrari vive de crisis en crisis, es algo donde la italianidad propia del equipo se manifiesta de las maneras más insospechadas. Todo es motivo de sufrimiento y abarca desde un auto espantosamente concebido para utilizar otro motor hasta las tuercas de las ruedas y las pistolas neumáticas (oh casualidad, sólo con Seb no funcionaban) pasando por toques entre los pilotos y lo que quieras imaginarte. La salida de Louis Camilleri, un auténtico vendedor de humo porque trabajó en Phillips Morris, no deja de ser una buena noticia para los tifosi. Lo es porque el bueno de don Louis es más amante de los balances favorables que de las carreras de Fórmula 1.

Ferrari no tiene un departamento de publicidad dentro de su estructura y por ello es que la mejor publicidad para vender sus autos de calle es la cantidad de centimetraje en los medios hablando del legendario equipo de Fórmula 1. Positivamente, of course. Porque hablar de los padecimientos de un colchón de dos plazas viniendo de frente no aporta demasiado a la causa y más ahora que la fábrica de Maranello aumentó la producción de vehículos fabricados. Necesitan vender esos coches y la mejor estrategia publicitaria es volver a ganar en la Fórmula 1.

John Elkann, miembro de la legendaria familia Agnelli, absorberá las tareas de Camilleri por ahora.

La oportunidad de volver a ser

Ferrari tuvo un cambio de paradigma muy importante en los últimos diez años. Pasó de ser un equipo de Fórmula 1 que construye y vende superdeportivos para solventarse a una fábrica de autos que compite en la Fórmula 1. Y por ello es que sus directivos saben tanto de carreras de autos como yo de sánscrito. Corta la bocha. Y para ganar en la Fórmula 1 actual hay que conocerla un poco o al menos no odiar la competición como hacen estos muchachos. Porque pareciera que las carreras no les interesan. Da la sensación que la Gestione Sportiva dejó de ser un departamento vital para ellos (John Elkann y sus adláteres) salvo para Piero Lardi Ferrari. Claro que al poseer sólo un diez por ciento de la empresa que fuera de su padre mucho no puede hacer…

Si Elkann y compañía se deciden a separar al equipo de la fábrica entonces Luca Cordero Di Montezemolo es la mejor opción para manejar al equipo más ganador de la historia de la Fórmula 1. Su puesto no debe ser jefe de equipo o team principal sino estar por encima de este. Algo así como un presidente de la Gestione Sportiva con amplio margen de maniobra para encarar las modificaciones necesarias que lleven al éxito al Scuderia nuevamente. Posee la experiencia necesaria para sacar al equipo de la depresión en que se encuentra sumido.

Mattia Binotto debería centrarse en el desarrollo de los motores para la Scuderia y dejar el puesto de team principal.

¿Hay posibilidades que esto realmente suceda?

Tal como están las cosas hoy en día suena extremadamente difícil que Ferrari vuelva a llamar a Luca Cordero Di Montezemolo pese a sus declaraciones públicas. Porque convocarlo nuevamente significaría reconocer que fallaron estrepitosamente en su estrategia. Y a nadie le gusta admitir sus fracasos públicamente. Y menos a la Scuderia.

Un detalle no menor dentro del equipo es que salvo evidencia visual (humo, incendio o pérdida de aceite) a una Ferrari jamás se le rompe el motor térmico. Si no son capaces de reconocer algo así, imaginate si en Maranello están preparados para admitir un fracaso de esta magnitud. La basura siempre la esconden bajo la alfombra estos chicos. Esto tampoco quita que por ahí dejen la soberbia de lado y le pidan ayuda al gran Luca.

Charles Leclerc liderará el equipo a partir del 2021.

Una reestructuración necesaria

Ferrari necesita de un hombre con la experiencia de Luca Cordero Di Montezemolo para hacer la reestructuración necesaria en el organigrama de la Scuderia. Los cambios introducidos por Mattia Binotto no son malos a futuro pero descartan cualquier posibilidad de éxito para la temporada 2021. En la temporada 2022 habrá un nuevo reglamento técnico donde, en la teoría al menos, todos arrancan de igualdad de condiciones. Los tifosi están expectantes y desconcertados. ¿Se animará John Elkann y lo llamará a don Luca? Le recemos a San Enzo Ferrari para que así sea. Amén.

Fotos: gentileza Scuderia Ferrari.

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.