Hamilton, Toto y Mercedes: la Fórmula (1) del éxito

La Fórmula 1 volvió a correr en Imola después de catorce años y Lewis Hamilton resultó ser el ganador del Gran Premio de Emilia Romagna con una fenomenal estrategia impuesta por él mismo aunque la suerte estuvo de su lado ya que Valtteri Bottas debió entrar en boxes antes de lo previsto por el daño provocado por el alerón de Vettel en el fondo plano del W11. Gran carrera de Daniel Ricciardo, Daniil Kvyat, Charles Leclerc y el inoxidable Kimi Raikkonen. Ferrari y otro atentado hacia la figura de Sebastian Vettel. Mercedes consiguió su séptimo Campeonato de Constructores seguido. El piloto inglés quedó al borde de su séptimo título.

Lewis Hamilton y Mercedes hacen todo bien en esta Fórmula 1 pero a veces suceden hechos que no se pueden controlar y a los cuales llamamos suerte. No soy una persona mística o esotérica y menos que menos filosófica. Creo en lo que veo pero los episodios en los cuales interviene la suerte hacen que me replanteé algunas cosas. Como ejemplo de suerte en el deporte siempre pongo el tiro en el palo de Rob Resenbrink en la final del mundial 78 cuando Argentina había hecho los méritos suficientes para ganar el partido y debió apelar al azar para seguir viva. Y en el suplementario Mario Alberto Kempes y Daniel Bertoni sentenciaron la historia para que Argentina gane su primer mundial.

¿A qué se debe un comienzo de crónica tan raro? A la enorme suerte que tuvo Lewis Hamilton para ganar el Gran Premio de Emilia Romagna. Claro que a la suerte hay que ayudarla con talento, algo que a Lewis le sobra. Y todo eso hizo Lewis ya que esta carrera pareció una película escrita por algún guionista de Hollywood en la cual el protagonista se queda con absolutamente todo. De paso Mercedes batió otro récord en cuanto a la cantidad de campeonatos de constructores obtenidos de manera consecutiva. Alcanzaron su séptimo título y superaron los seis de Ferrari. Todo redondito como en Hollywood

Lewis, Valtteri y Toto festejando el séptimo campeonato de la marca de la estrella.

La largada y un comienzo alentador para Valtteri

Valtteri Bottas arrancó con todo seguido por un Max Verstappen que había superado a Hamilton. Todos los pilotos que largaron por el lado limpio de la pista superaron a sus compañeros de fila que largaban por la parte sucia. Imola es un circuito rápido para alcanzar al rival pero poder superarlo es una tarea muy difícil. En la séptima vuelta intervino la suerte a favor de Hamilton cuando Valtteri Bottas no pudo esquivar un pedazo de alerón de la SF -1000 (ya ni siquiera es una 995...) de Sebastian Vettel (arriba de un sulky andaría más rápido) que se le incrustó en el fondo plano del W11 haciendo que este pierda rendimiento.

Daniel Ricciardo ya se está acostumbrando a los podios con su RS20.

Hasta ese momento el finlandés venía punteando en forma sólida y este hecho fue el imponderable que terminó decidiendo la carrera a favor del hexacampeón aunque no lo sabía ya que venía por detrás de Max en el tercer puesto y que en la largada tuvo que pelear la posición con Daniel Ricciardo. Claro que Valtteri solamente había conseguido despegarse apenas por encima del segundo de diferencia con Max y por ello el holandés no podía usar el DRS. La primera emoción para los aficionados la puso Pierre Gasly con su abandono (problemas con la presión del líquido refrigerante) en la vuelta 9 tirando por la borda su excelente fin de semana en Imola.

La parada que decidió la carrera

En Mercedes se percataron enseguida que algo no iba bien en el auto de Valtteri por los datos que enviaba la telemetría. Claro, un zodape de alerón no se te mete debajo de tu auto todos los días… Así que lo hicieron entrar en boxes para cambiarles las cubiertas apenas una vuelta después que lo hizo Verstappen para que éste no le haga el undercut y lo supere ya que el W11 estaba herido y con un poco menos de ritmo. De ese modo pudo salvar el segundo puesto. En condiciones normales esos neumáticos le hubiesen durado como mínimo diez vueltas más al finlandés quien se caracteriza por no cuidar tanto las cubiertas como su compañero de equipo…

Daniil Kvyat consiguió un fantástico cuarto puesto con su Alpha Tauri.

Pero esta Fórmula 1 que es tan criticada por parecer tan monótona por el dominio abrumador de Mercedes siempre nos regala acción. Lewis Hamilton comenzó a acelerar y a bajar los tiempos para ponerse a cubierto en su parada en boxes y salir primero sin que nadie lo estorbe camino a su victoria 93 en la categoría. Antes le había pedido a su ingeniero Peter Bonnington que no lo llame a boxes porque las cubiertas estaban bien. Un auténtico campeón sabe leer estas situaciones como nadie.

Pero la suerte de la que te hablaba al principio hizo lo suyo en la vuelta 30. Abandono de Esteban Ocón con Virtual Safety Car incluido que le permitieron a Lewis ir a boxes a calzar cubiertas duras y salir delante del pelotón sin ningún tipo de problemas. Solamente faltaba el remate de la faena…

Ferrari arruina la gran carrera de Seb

Mattia Binotto defendió en la semana que pasó a la Scuderia respecto al coche que le daba a Vettel. Pero todos saben dentro del mundillo de la Fórmula 1 que tanto Seb como Charles Leclerc no tienen el mismo auto. Porque al monegasco le entregan una SF1000 con actualizaciones (si bien mejoró bastante su rendimiento no deja de ser un colchón de dos plazas viniendo de frente) y al alemán le dan una SF -1000. Ya leí a varios colegas tirarse sobre la granada para defender a Ferrari al respecto… Aplaudir cuando hacen las cosas bien y reclamar cuando las hacen pésimo como ahora pero sin perder jamás la objetividad.

Este pedazo de alerón del auto de Vettel estaba incrustado en el fondo plano del W11.

En base a esfuerzo Seb llegó a estar cuarto pero cuando lo hicieron entrar en boxes los mecánicos demoraron más de trece segundos en cambiarle las cubiertas. Vettel demoraba menos si se bajaba del auto y él mismo cambiaba las cubiertas sin ayuda. Menos mal que esta pesadilla insoportable para todos ya se termina. Ojalá le vaya muy bien en Aston Martin ya que está muy lejos de ser un piloto acabado. Y se merece que le vaya mejor por todo lo que debió sufrir este año. En el colmo de lo absurdo, Sebastian preguntaba si estaba todo bien en el auto ya que se le movía un poco y los ingenieros le contestaban todo ok. La foto de más arriba desmiente a esta gente. La crisis en la Scuderia es más grave de lo que pensamos.

Kimi, el man of the match y chau Max

No, no me volví loco porque piloto del día le quedó chico. Volvió el viejo Kimi, ese que amamos. Llegó a estar cuarto con unas cubiertas que le duraron nada menos que ¡44 vueltas! y terminó noveno con un auto que es inferior al de la temporada pasada. Un crack. Ojalá Alfa Romeo le entregue un auto mejor el año próximo. Max Verstappen venía tercero y muy cerca de Bottas para arrebatarle el segundo puesto al finlandés cuando el neumático trasero derecho explotó y abandonó. El 1-2 de Mercedes estaba asegurado…

Kimi fue el man of the match y el piloto del día, todo al mismo tiempo.

Luego del Safety Car por el accidente de Max y de George Russell, Lewis no le dio opciones a Valtteri que seguía penando con el pedazo de alerón incrustado en el fondo. Con este 1-2 Mercedes se aseguraba el séptimo título de constructores consecutivo en la Fórmula 1. Desde el 2014 vienen aplastando a sus rivales sin ningún tipo de contemplaciones. ¿Es culpa de Mercedes esta superioridad? No, es culpa de sus rivales por no saber estar a la altura.

Daniel Ricciardo nuevamente se subió al podio (esta vez no habrá tatuaje de Cyril Abiteboul) con un tercer puesto brillante. McLaren se lleva un piloto inmenso para el próximo año. Daniil Kvyat consiguió un meritorio cuarto con un Alpha Tauri que cada día anda más rápido, aplausos para la gente de Faenza. Y Charles demostró, una vez más, que recibe todas las atenciones y actualizaciones del equipo en detrimento de Vettel. Mattia Binotto que diga lo que quiera...

Clasificación final de la Fórmula 1 en el Gran Premio de Emilia Romagna.

Mercedes es campeón y Lewis stá a un paso de serlo

La Fórmula 1 tendrá campeones repetidos este año porque Mercedes se aseguró el Campeonato de Constructores y Lewis Hamilton se encuentra a un paso de su séptimo título. El mismo puede llegar en la siguiente carrera disputarse en Turquía el próximo 15 de noviembre. Pero la gran pregunta, luego de las declaraciones de Toto Wolff y de Lewis es si el equipo de Brackley contará con ellos dos la próxima temporada. Mientras tanto disfrutan este magnífico e histórico presente.

Fotos: gentileza Alfa Romeo Racing, Mercedes AMG F1, Renault F1 Team, Scuderia Alpha Tauri, Scuderia Ferrari,

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

1 respuesta

  1. domingo 18 abril 2021

    […] Las manos de los conductores están en permanente movimiento para corregir la trayectoria del monoplaza aunque a veces no lo logran y se van fuera de los límites de la pista. Y allí comienzan los verdaderos problemas. Quedarse encajado en la leca significa el final de la carrera para el sujeto de marras. Este veloz circuito no deja pasar por alto ningún error. La clave pasa por estar concentrado al ciento por ciento. Y lo más importante es que los pilotos disfrutan de la experiencia tal como sucedió en el 2020. […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.