¡Santa eficiencia alemana Batman!

El equipo Mercedes ganó siete de las nueve carreras disputadas en este atípico campeonato 2020 y Lewis Hamilton se encamina sin ningún tipo de obstáculo a alcanzar los récords de Michael Schumacher en cuanto a las victorias conseguidas y los títulos ganados en la categoría. Este gran presente tiene un gran responsable, Toto Wolff y vamos a hablar un poco de Mercedes como equipo ya que, a diferencia de Ferrari y Red Bull, mejoró aún más el coche de este año y le sacó claras diferencias al resto que serán muy difíciles de recortar. Lo sucedido en Monza solamente fue un tropiezo.

Como buenos alemanes en Mercedes tienen una clara virtud: aprender y mejorar constantemente. Y es lo que hicieron desde que llegaron a la Fórmula 1 nuevamente en los 90 primero para suministrar motores a McLaren (¿te acordás de Norbert Haug?), luego gestionando un equipo cuando compraron la estructura de Brawn GP y sacaron de su retiro a Michael Schumacher (tenía 41 años en ese momento) y por último aprovecharon al máximo la era híbrida para establecer un dominio casi sin precedentes dentro del Gran Circo ya que ganaron todo de manera ininterrumpida desde el 2014 con seis títulos tanto de piloto como de constructores y nada hace prever que este año el equipo teutón y Lewis Hamilton no se coronen nuevamente, simplemente demoledor el dominio de las flechas de plata. Pero para llegar a esos asombrosos números hay algún secreto por detrás…

Esta crónica va más allá de la eventual venta del equipo a Ineos porque en caso que esto suceda allí se abrirá otro tipo de análisis que en este momento no viene al caso. Para armar a un gran equipo de Fórmula hacen falta los mejores profesionales en cada área y Mercedes los fue reclutando uno por uno a través de los años siendo los casos de Aldo Costa y de James Allison los más resonantes de todos porque la Scuderia retrocedió tanto en este aspecto y está tan empecinada con su italianidad que dejó a escapar a varios de sus mejores hombres. Así están…

Lewis Hamilton está muy bien acompañado por Valtteri Bottas ya que lo ayuda pero no lo incomoda.

Cuando Mercedes decidió entrar de lleno en la Fórmula 1, y no sólo como motorista de McLaren, comenzó un largo camino de aprendizaje sobre el mismo terreno de competición. Y el gran salto llegó cuando cambiaron los motores V8 por los V6 híbridos para la temporada 2014 ya que venían estudiando y desarrollando esta tecnología desde hacía un par de años antes por lo menos demostrando, una vez más, que los alemanes jamás dejan algo librado al azar. Así de simple. Cualquier garrotazo a la Scuderia no es casualidad

El desastre de Monza no los amilanó sino que demostró de manera cabal que era la excepción que confirma la regla. Está tan bien aceitada la estructura del equipo de Brackley que pasa de un papelón como el de la primera carrera en Italia (recordemos que tuvimos también el Gran Premio della Toscana y que tendremos el Gran Premio dell’Emilia Romagna en Imola) a una victoria clarísima y sin cuestionamientos apenas una semana después en la propia casa de Ferrari en lo que significó una mojada de oreja inolvidable para Mattia Binotto… Y eso que el bueno de Peter eligió una estrategia horrible en Italia que relegó a Lewis a un casi ¿deshonroso? séptimo puesto. Hablar con el diario del lunes es fácil pero en el momento de la carrera pensé que debía seguir primero con todo el aire limpio de frente y sin rezagados molestos por delante para sacar esos treinta segundos de diferencia que le permitieran a Hamilton cumplir su penalidad y ganar la competición. A veces creo que se equivocan sólo para demostrar que son seres humanos, nada más que por ello…

Sus mecánicos son muy eficientes y muy rara vez cometen errores. Se les nota mucho el entrenamiento.

En las sedes de Brackley y Brixworth se trabaja a destajo y sin pausas. En Brackley está ubicado el centro de diseño y el túnel de viento mientras que en Brixworth se diseñan y se fabrican los motores y el powertrain de los autos de la estrella en las diferentes categorías que corren. Allí trabajan diseñadores e ingenieros que tienen a mano la última tecnología disponible que además saben apuntalar las mejores áreas de sus autos y reforzar las más débiles mientras le sacan años luz al resto. La evolución de los coches de Mercedes se nota año tras año ya que los rivales nunca pueden alcanzarlos y ellos mejoran cada vez más sus autos. Dos ejemplos: tanto el RB1 como la SF1000 son claramente inferiores al RB15 y a la Sf90 mientras que el W11 es mejor auto que el W10. Contundente.

Ante el fallecimiento de Niki Lauda, el 20 de mayo del 2019, Toto Wolff debió tomar las riendas del equipo en soledad pero apoyándose en gente como James Allison, Peter Bonnington, el inge de Lewis Hamilton, y Riccardo Musconi, el ingeniero de pista de Valtteri Bottas, y así logró sacar adelante al equipo ya que evitó que caiga en un pozo ante el deceso de una leyenda como Niki. Toto es un gran negociador, un hábil declarante y una persona que sabe escuchar lo cual resulta en un gran combo para ser un jefe de equipo bárbaro. Talento, determinación e inteligencia, tres cualidades que no pueden faltar en un líder. Y Toto lo es. Comparado con el fútbol lo veo muy parecido a Miguel Ángel Russo.

Lewis Hamilton está intratable esta temporada pero además tiene un auto de fábula y un equipo que trabaja bien en todas las áreas.

¿Alguna vez observaste con atención como laburan sus mecánicos? No son los más rápidos del paddock pero sí los más eficientes. Y para lograr hacer eso hace falta entrenamiento, mucho entrenamiento. Tal vez los chicos de Red Bull sean un pelín más rápidos (ya lo demostraron en más de una ocasión como cuando le armaron el auto en apenas veinte minutos a Max Verstappen en Hungría ya que esa reparación lleva normalmente una hora y media) pero a lo largo de cada gran premio los mecánicos de Mercedes establecen una gran diferencia.

Otro punto potencialmente conflictivo y resuelto es la falta de lucha entre ambos pilotos ya que quien llega en el primer lugar a la primera curva es quien tiene la prioridad para ganar la carrera, no es culpa de Lewis si casi siempre llega primero él… Con esto se evitaron mayores dolores de cabeza como el de España 2016 cuando Lewis (totalmente incómodo esa temporada porque Nico Rosberg le disputó palmo a palmo el campeonato y se lo ganó) quiso pasar a Nico y terminaron los dos afuera… Por ello es que tras el retiro de Rosberg buscaron a un piloto bueno y rápido como Valtteri que sume muchos puntos pero que no incomode a su estrella.

Toto Wolff junto a Jim Ratcliffe, dueño de Ineos y principal patrocinante del equipo.

Todo ello hace un combo especial y letal ya que, mientras Ferrari se consume en el fuego interno de su italianidad, intrigas y decisiones erradas y a Red Bull no le alcanza con el talento de Adrian Newey y Max Verstappen para acercarse a las flechas de plata vestidas de negro, Mercedes saca claras ventajas temporada tras temporada que se van incrementando con el paso de los años y los récords van cayendo uno por uno. Y eso es lo que vamos a recordar durante unos cuantos años…

Fotos: gentileza Mercedes AMG F1

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

2 Respuestas

  1. jueves 19 noviembre 2020

    […] Cuando decidió dar el salto de McLaren a Mercedes los alemanes ya se mostraban como un equipo en constante evolución que aprovechó la experiencia que llevo Schummy para pretender ser líderes. Y el golpe de gracia […]

  2. martes 6 abril 2021

    […] a menudo en el mundo del rugby dice que más difícil que llegar es mantenerse. Y esta reflexión les cabe como anillo al dedo a los chicos de […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.