¿Arde Maranello?

Los temores de Ferrari se hicieron realidad y la SF1000 tuvo un desdibujado debut en la clasificación de Austria, incluso retrocedió respecto al año pasado. Un papelón evitable que sumerge a la Scuderia en los oscuros años 80 y 90. Alguien deberá hacerse cargo de esto.

Durante seis largos meses estuvimos especulando sobre la SF1000, su diseño, su rendimiento y si la manera decir las cosas por parte de la Scuderia no eran una estratagema para confundir a los rivales. Pues parece que no porque los únicos confundidos son los ingenieros italianos que diseñaron un colchón de dos plazas viniendo de frente y no un auto para disputarle los títulos a Lewis Hamilton y a Mercedes. La eliminación de Sebastian Vettel en la Q2 presagiaba una tormenta en el box de Ferrari que se confirmó con la Q3 de Charles Leclerc ya que con respecto a la clasificación del año pasado retrocedieron un segundo, una eternidad para estos autos.

¿La solución es que Mattia Binotto de un paso al costado? En un año y medio de gestión por parte del ingeniero suizo nacionalizado italiano Ferrari no tuvo grandes avances sino que hasta podemos hablar de grandes retrocesos, veamos:

🔴 La SF90 de la primera mitad de la temporada pasada fue un fiasco ya que no tuvo posibilidades de reaccionar ante el andar soberbio de los Mercedes W10 ni del RB15. Su único punto a favor en las primeras doce carreras disputadas fue cuando los comisarios le quitaron una victoria legítima a Seb en Canadá porque entendieron que le tiró un autazo encima a Hamilton (?). Cuando Lewis hace subir a Sebastian al escalón más alto del podio da a entender que no estuvo de acuerdo con la decisión de los comisarios.

🔴 La SF90 de la segunda mitad de temporada estrenó otro paquete aerodinámico que le permitieron ganar a Charles en Bélgica e Italia y a Sebastian en Singapur pero luego de la denuncia de Red Bull por la sospecha sobre el motor, el rendimiento de la SF90 decayó notablemente y el acuerdo privado al que arribó Ferrari con la FIA no dejo satisfecho a nadie.

🔴 La convivencia en pista entre Sebastian Vettel y Charles Leclerc fue pésimamente manejada alcanzando su punto más caliente en Brasil. Esas cosas desgastan internamente a cualquier equipo pero en Ferrari se magnifica de manera alarmante. Son errores tan evitables que uno no termina de comprender porqué suceden.

Charles Leclerc fue séptimo pero no mejoró nada respecto al año pasado en el mismo circuito.

🔴 El desarrollo de la SF1000 es un fracaso total. Muchos pensamos (lo admito y me hago cargo) que los italianos estaban tratando de engañar a sus rivales pero en realidad decían la verdad. Eso sí, construyeron cualquier cosa menos un auto de carreras medianamente competitivo. La Scuderia admitió recientemente que había un error grave en el diseño del auto. Y hace unos días atrás subieron la apuesta ya que dijeron que no podrían resolverlo antes de Hungría si es que todo va bien. Y para empeorar aún más las cosas terminaron confesando el peor problema que puede tener un equipo de F1: la no correlación de los datos de simulación con los del túnel de viento con el andar del coche en la pista. O sea que jamás lograron alinear esos números. Recordemos que Ferrari tiene un túnel de viento completamente nuevo. ¿Qué diseñaron?

🔴 El manejo de la no renovación de Sebastian Vettel con tanta anticipación. ¿Cuál era el apuro por tener asegurada a la alineación del 2021 cuando ni siquiera había comenzado la temporada 2020? Ahora no se sabe si Seb responderá a las órdenes de equipo, si jugará solamente para él además de la difícil convivencia que habrá dentro del box y si terminará la temporada enfundado en un buzo antiflama rosso corsa.

Demasiados errores en apenas un año y medio de gestión pero aquí no se pone en duda la capacidad de Mattia como ingeniero ni su dedicación total a la casa de Maranello sino la falta de aptitudes para ser el jefe de equipo del Cavallino Rampante. Tal vez puedan mejorar el auto, tal vez ganen alguna carrera pero la sensación de hacer todo a la italiana y con demasiada desprolijidad es demasiado fuerte. Y si algo no quiero es que Ferrari vuelva a esa etapa oscura como lo fueron los veintiún años que abarcan desde 1979 al 2000. Ni la memoria de don Enzo ni los tifosi se merecen eso.

Fotos: gentileza Scuderia Ferrari

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

1 respuesta

  1. martes 7 julio 2020

    […] ¿Arde Maranello? […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.