¿Fin de la novela?

Jean Todt explicó el porqué de un acuerdo privado con la Scuderia para zanjar las dudas sobre el motor de la SF90 pero las sospechas sobre la no divulgación del mismo viene por otro lado.

La novela mexicana protagonizada por Ferrari, la FIA y Red Bull durante la segunda parte del año pasado cuando el equipo italiano logró tres victorias seguidas (Leclerc en Bélgica e Italia y Seb en Singapur) tuvo ribetes tragicómicos en algunos momentos ya que se llevaron de Brasil partes del motor de una Ferrari SF90, un Alfa Romeo C38 y de un Red Bull RB15 argumentando que así fue por un control rutinario (esa excusa no se la creé nadie, sean más creativos…) y no para comparar el rendimiento entre los motores…

El presidente de la FIA reconoce que los técnicos bajo su mando encontraron algunas anomalías (deben ser mínimas y muy difíciles de comprobar) en el motor de la SF90, pero éstas no son suficientes para declarar ilegal a la unidad de potencia de Maranello. O sea que tienen más sospechas que pruebas irrefutables lo cual me lleva a pensar que la delgada línea roja que separa la innovación técnica de la trampa en la Fórmula 1 es cada vez más difusa y que la FIA tendrá que disponer de mayores recursos para meter en caja a todos los equipos que no respeten el reglamento técnico…

Además Todt explicó que Ferrari ha prohibido a la institución que él dirige revelar los detalles de la resolución por presuntas irregularidades en su motor de la temporada 2019. El francés indicó que no trascenderán más datos sobre la sanción que han recibido los italianos. “Si me preguntas, me encantaría dar todos los detalles de la situación, pero Ferrari se opone. Así que han sido sancionados, pero no podemos dar los detalles de esa sanción” fueron sus palabras para Autosport.

La FIA eligió llegar a este acuerdo privado con la Scuderia ya que haberlo hecho en tribunales la cuestión iba a durar unos cuantos años y encima no tenían las pruebas suficientes para demostrar que Ferrari hizo trampa. El hecho que el equipo italiano no permita que se conozcan los detalles del acuerdo me lleva a pensar que encontraron algo para desarrollar con más tiempo y dentro de lo legal. Solamente esperemos que cuando se reanude la actividad del Gran Circo, éste no quede manchado por las sospechas de favorecer al equipo más poderoso.

Foto: gentileza Flickr/ArtesMax

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.