¿Se va aclarando el panorama?

Parece ser que la razón por la cual la FIA no puede mostrar los alcances del acuerdo con Ferrari es porque los muchachos de Jean Todt estuvieron en Maranello recolectando pruebas y quedaron a la vista muchos proyectos secretos de la Scuderia. Mientras tanto en Red Bull están que trinan con este acuerdo privado ya que alegan que si el equipo italiano fue segundo en el campeonato haciendo trampas ellos perdieron un montón de euros por el tercer puesto conseguido. Veremos como sigue esto…

La guerra entre Ferrari y el resto de los equipos encabezados por Red Bull continúa y sin visos que vaya a haber paz a corto plazo o hasta que la FIA de una respuesta contundente sobre el acuerdo firmado con los italianos. La carta que firmaron los siete equipos no motorizados por Ferrari vence el miércoles 11 y habrá que ver las acciones legales en los tribunales ordinarios que les competa, que puedan llegar a tomar estas escuderías (ya dije a fines del año pasado que esto iba a desmadrar todo si no había una respuesta clara y contundente por parte de la FIA) porque el horno no está para bollos en el paddock con el equipo italiano y con la entidad rectora del automovilismo mundial.

Parece ser que la razón por la cual la FIA no puede dar a conocer los términos del acuerdo firmado con la Scuderia es porque esta le abrió las puertas de Maranello a la entidad presidida por el francés Jean Todt (recordemos que fue jefe de equipo de los italianos desde mediados de 1993 hasta marzo del 2008) y de hacer público este convenio el equipo daría a conocer todos sus secretos a sus rivales que están guardados bajo siete llaves y que a estas escuderías les encantaría echar un ojo sobre ellos ya que no olvidemos como se espían los autos entre todos los equipos en los boxes.

Es hora que este desaguisado monumental se comience a arreglar esta semana porque sino el problema será aún mayor (¿a cuánto están Red Bull y Mercedes de cuestionar judicialmente una eventual carrera ganada por Ferrari?) con el campeonato iniciado. La FIA tiene que decirles a estos equipos si hubo trampa o no por parte de la Scuderia de una manera que no queden lugar a dudas pero que tampoco comprometa los eventuales secretos que conocen de la casa de Maranello para que este tema tan delicado quede zanjado en ese momento y de una buena vez ya que de lo contrario la credibilidad de todos los actores y protagonistas del Gran Circo volará por los aires, se cancelarán contratos publicitarios y patrocinios y perderán muchísima audiencia televisiva…

Foto: gentileza Flickr/Emperornie

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

1 respuesta

  1. viernes 16 abril 2021

    […] tuvo una complicadísima temporada 2020 por la interminable novela con el motor de la SF1000 y el famoso acuerdo secreto con la FIA. Por este convenio el equipo italiano debió fabricar un motor en tiempo récord con […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.