Solamente faltaba esto…

El próximo fin de semana se correrá la decimoquinta prueba de la temporada 2019 de la Fórmula 1 y, ni lerdos ni perezosos, ya aparecieron  Red Bull y Ferrari abrieron el paraguas.
Los italianos lo hicieron para admitir que van a seguir desarrollando la SF90 a pesar de sus pobres resultados en circuitos lentos y trabados ya que su paquete aerodinámico no funciona bien a máxima carga y Mattia Binotto aseguró que están empezando a entender el auto (¿un poquito tarde no?) para así seguir desarrollando este auto ya que el diseño del coche del año próximo no arranque de cero sino que será una evolución del actual y que se les notará la falta de ritmo en varias carreras de esta parte del año.
Pese a lo que se había manifestado ayer, no fue Red Bull quien levánto sus quejas contra la Scuderia según su asesor Helmut Marko sino que fue Renault quien presentó una queja ante la FIA por las supuestas irregularidades del motor Ferrari porque según su criterio en las largas rectas de Spa-Francorchamps y Monza el motor rinde muy por encima de la competencia y las sospechas están centradas en el MGU-K que estaría recuperando más de los 120 kW permitidos o que en su defecto lleven combustible detrás del punto de medición y lo liberen en el momento necesario y que no lo detecten los sensores y una tercera opción sería la quema de aceite. El tema es que el motor Ferrari tiene un mejora de 55 CV extras y tanto Mercedes como Renault se muestran preocupados por ello y quieren saber a ciencia cierta si los tanos están haciendo trampas mientras que los austríacos no creén que haya nada ilegal en el motor de la casa de Maranello. Esperemos a ver como sigue esta historia para emitir un juicio definitivo pero me da la sensación que esta saga tendrá muchos capítulos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.